Connect with us

Regionales

Jardines infantiles de la región mejoran su infraestructura

Publicado

el

Ofrecer espacios educativos confortables y con las mejores condiciones para promover aprendizajes oportunos, pertinentes y con criterios inclusivos es uno de los principales propósitos con los cuales trabaja Fundación Integra en lo relativo a infraestructura. Así quedó de manifiesto luego de la finalización de las obras de mejora de sus jardines infantiles Brisas del Valle, de Salamanca; Rayito de Sol, de El Peñón, Coquimbo; y Arcoíris, de Coquimbito, en La Serena.  

Javiera Adaro, Directora Regional de Fundación Integra, valoró la consecución de estos trabajos y destacó que se trata de espacios educativos “que son cómodos y pensados en los niños, que nos permiten seguir avanzando en contar con lugares que favorezcan sus aprendizajes, que puedan disfrutar tanto dentro de las salas como en los patios, que puedan jugar con seguridad y que los equipos de trabajo cuenten con espacios óptimos. Agradezco y reconozco a todas las personas que se han esforzado en poder concretar estas obras, que nos exigen máxima coordinación y cooperación”, dijo.

En los tres jardines infantiles se invirtió un monto total superior a los $395 millones, con el fin de seguir aportando a la calidad de los espacios y, además, “poder dar cumplimiento normativo y continuar en el proceso de obtención de los Reconocimientos Oficiales de los jardines infantiles de nuestra región por parte del Mineduc”, según indicó Cristian Zúñiga, jefe de Espacios Físicos Educativos de Integra.

En el caso de Brisas del Valle, de Salamanca, las principales intervenciones fueron mejoras en patios, sombreaderos, cierre perimetral, construcción de oficinas, baño y bodega, nuevo acceso principal, reposición de puertas y ventanas, modificación en cocina, remodelación de sala de mudas y reubicación de sala de amamantamiento y primeros auxilios, entre otros, por un total de más de $225 millones.

En Rayito de Sol, de El Peñón, Coquimbo, se mejoraron los patios de juegos, renovando sombreaderos, instalando pisos de caucho, canchas para realizar actividades deportivas y nuevas jardineras. También se efectuó cambio de puertas, instalación de barandas, rampas y descansos, para favorecer una ruta accesible, entre otros. La inversión en este establecimiento fue cercana a los $92 millones.

Finalmente, en el jardín Arcoíris, de Coquimbito, en La Serena, los trabajos consistieron en el cumplimiento de la normativa de accesibilidad universal, proyecto sanitario de acuerdo a la capacidad del establecimiento, muro cortafuego, mejora de bodegas, cocina y patio de juegos, entre otros, por un monto cercano a los $78 millones.

Seguir leyendo
Comentarios

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Lo más leído